BIENVENIDO

CUESTIONAMIENTOS

CUESTIONAMIENTOS

Silvia Arana García nació el 16 de marzo de 1947 en México, Distrito Federal y reside actualmente en Cancún, Quintana Roo.Autodefinida como una “obrera de las formas”, muchas de sus obras se encuentran en ciudades y colecciones privadas de Estados Unidos, Canadá, Guatemala, Panamá, Brasil, Ecuador, Chile, Argentina, España, China, Singapur, Líbano, Tailandia, Indonesia y Australia.

Después de cursar la escuela primaria, su familia se traslada a Ontario, Canadá, donde cursa la secundaria y perfecciona su segundo idioma. Eso le permitió terminar su carrera como secretaria bilingüe, hasta que tuvo su primer contacto con lo que marcaría su vida con las bellas artes: ingresa al Museo de Antropología e Historia, donde guió a personajes como la Reina Isabel y Henry Kissinger para narrarles la historia de México.

Ingresó y concluyó la carrera de artes plásticas en la Escuela Nacional de Arte y Escultura y Grabado, “La Esmeralda”, del Instituto Nacional de Bellas Artes del DF, cuando las mujeres apenas ingresaban a este mundo. “Yo pensaba que la escultura de obras de gran tamaño era sólo cosa de hombres”, expresó en algunas entrevistas.

Centrada en las figuras femeninas, ha dejado su legado con varias esculturas que forman parte de la vida cotidiana de varias ciudades y ha recibido importantes distinciones. “Los Pilares de la Construcción” es un monumento al albañil ubicado en Cancún; además de obras en el Parque Escultórico Punta Sur, Isla Mujeres; y sendas obras de entrada de la Universidad del Caribe.

“Las mujeres de Silvia Arana siempre están mirando hacia adelante preñadas de futuro. Son eso, mujeres, y con tan solo eso tienen un modo de estar tan sustantivo, tan arraigado y tan entero que, como diría Jaime Sabines, dejan a los hombres en calidad de muy leves y prescindibles adjetivos”, escribió sobre su trabajo Germán Dehesa.

“El escultor es un obrero porque tiene que cargar, tiene que mancharse, tiene que doblar, tiene que mover, para el escultor es muy importante llegar al taller, es un desafío”, ha dicho la artista que considera que los símbolos son imágenes para siempre. “Ser escultura es un sueño maravilloso que pasa en la vida”, definió su vocación.

PLÁCIDA ESPERA

PLÁCIDA ESPERA